martes, 14 de noviembre de 2017

GäRCHO CoMO PU3DO

Garcho como puedo. Con mis miedos. Mis inseguridades. Garcho como aprendo. Garcho como me garcharon, como no. Como me hubiese gustado que me garchen como garcho yo. No soy buena cogiendo, pero ninguna persona con la que estuve lo sabe.
Garcho distinto en mi cabeza. A veces dejo de garchar mentalmente y sigo en cuerpo. Garcho riendo. Apretando.
Llorando.
Garcho por el porno. Por los que me garche. Por las que me garché. Por los y las que me garcharon. Con música. A lo gritos. Intentando de no hacer ruido. Garcho a oscuras porque mi cuerpo se ve mejor sin luz. Dormida. A la mañana. Garcho a la mañana porque mi cuerpo se ve mejor con luz de sol. Garcho ahora. Detallista. Mi ideales a veces me cojen también. Perdí la cuenta de la gente con la que estuve. Ahora no garcho. Garcho como puedo, con mis dificultades de subidas y bajadas. Minimalista. Animal. Aprendiendo. Lamiendo. Observando. Preguntando. Con saliva. Torpe. Distraída.
Mojada.
Garcho antes y después de acabar. Bruta. Garcho como aprendí y enseñé en otros cuerpos. Un poco vestida. Un poco desnuda. Ahí no que me duele. Con otro. Con otra. Sola. Drogada. Careta. Sobria. Soberbia. Mirando a los ojos. Sin mirarme a mí. Digo que garcho mejor de lo que lo hago. En la cama. En el piso. Parada. Sentada. Mientras nos bañamos sin bañar. Con fantasmas. Con ex. Con actual. Con dibujitos. Con brillitos. Garcho políticamente. Correcta. Subversiva. Picante. Dulce. Ácida.
Ahora no garcho.

Ahora sí.

domingo, 12 de noviembre de 2017

Conchas ajenas.

Una Ella, es anoréxica de los 90´s. Se esconde para comer.Las calzas de Ella, le marcan la concha huesuda.
Aldana, piensa que está embarazada aunque solo tiene 2 años.
Hace años que Morena, dejó de verse el sexo pelado.
Macarena, muda su concha a otro planeta.
Paula, tiene un ejército de hongos haciendo colonia en lo más profundo.
La mamá de Viviana, siempre toca la puerta cuando ella se está masturbando.
Elena, está confundida sobre su forma después de ver porno.
Amiga de la nena oriental tiene miedo de tener la concha en vertical.
Ignacio, estrena su vagina nueva.
Una nena oriental cocina un grillo en la cocina de azulejos. Ahora que está esterilizado se lo puede meter por donde más le gusta.
Paloma, hace pis opaco.
Irina, le tira perfume porque cree que eso atrae a las personas en el boliche.
Leti, solo acaba si es concha con concha.
Magui, se mete una regla para poder medir cuánto tiene de alcance.
Julia, imagina que las de las ex de su novio son más lindas.
Lucía, tiene la concha mutante.
Micaela, no pasa más de 4 minutos sin pensar en conchas ajenas.

lunes, 23 de octubre de 2017

La sensación de no, no volar.

Alcancía del árabe hispano  y significa "Tesoro escondido"

          Lo miro dormir y tengo la panza llena de peditos. Se pone chino cuando se ríe así que cuando duerme los ojos son dos ranuras de alcancía. Le meto por sus ojos todas las monedas que me quedan. Dale, despertate que me aburro. Ya lo hice millonario por los ojos y él a mí, porque me deja verlo dormir. A él le cambia el color de sus ojos chinos con el clima, a mí, el culo me cambia con mis estados de ánimo. Le doy besos en esos ojos alcancía para que se despierte, pero solo en mi cabeza porque prefiero dejarlo dormir cinco minutos más. Su respiración me dice en clave Morse lo que está soñando. Su sueño es lo mismo que estar con él. No lo sabe. La sensación de no no volar.

martes, 20 de junio de 2017

Todo lo que sale de mis aberturas.

Estaba fumando un porro con los fantasmas de mi casa. Me asusté porque uno me susurró una bestialidad al oído y me tragué la tuca. Sentí como me atravesaba la garganta. Como pasaba por el tobogán entre mis pulmoncitos.
Tomo el té y siento como me florece la planta de marihuana dentro mi vientre. Solo necesitamos agua y luz solar. No entiendo si es nene o nena, no creo que lo pueda definir por la posición de mi panza. Detesto la línea negra va desde mi ombligo hacia mi El tallo sube sosegadamente por mi esófago mientras hago las compras. Miro una película rumana en el cine y toso. Toso un cogollo. No puedo usar auriculares porque la planta me sale por todos mis agujeros. Todos.. Le regalo mis hijos a mis amistades, pues ellos están primero. Todo lo que sale de mis aberturas, para las gentes que amo. Y para hacer unas pesetas, para tomar más tecitos en este invierno en el que no me animo a prender la estufa.


domingo, 30 de abril de 2017

De peleas ni patadas

No tenía ganas de peleas ni patadas, me duele el ciático. Una nena albina con torso de jaula de mármol rosa toca el timbre de mi casa y entra por el proscenio eléctrico sin pedir permiso. ¿Tiene algún pajarito para dar? Excusa. La echo a patadas en el culo. Demasiado tarde. Ya me llenó de abanicos chinos la cocina. . En el forcejeo me arranca las pestañas postizas. No tenía ganas de peleas ni patadas, me duele el ciático. Tuve que juntar todos los abanicos igual. FUE UNA DESGRACIA CON SUERTE me grita la vieja de enfrente. Claro, ayer con el pretexto de querer coger con la luna derribé el techo de mi casa a martillazos. Ahora sus abanicos son mi techo. Y yo espero cazar algún pajarito porque no quiero que se conforme con un murciélago rabioso. 
Para poder darle gracias la próxima vez que toque el timbre.

viernes, 28 de abril de 2017

2 0 0 1

Este texto lo escribo de chica, y se llama 2001.
2001
Olas de cacerolas a las que les digo hola.
Si perdés los bonos mamá se enoja
Quiero tener ese guardador de monedas que tienen los taxistas.
No le puedo elegir el nombre a mi hermano porque Mueblecito no es nombre de varón.
El Varón tiene pito el Barón tiene título
Olas de cacerolas a las que les digo hola
La bicicleta sin rueditas tal vez para la próxima vida aprenda
La cursiva es difícil
Olas de cacerolas a las que les digo hola
Dos
Cero Cero
Uno
2001

Dorado

Perdí uno de mis libros preferidos en una plaza. Ni siquiera una plaza mía, una plaza de la que desconozco el nombre. 
Me da rabia.
Me da rabia pensar que un lumpen que no entiende nada, que un desconocido esté leyendo mi libro. 
Estaba con alguien que quería y me olvidé del tiempo y de mi libro.
 Me da bronca que una desconocida lo pueda estar leyendo, que pueda estar viendo mi señalador de papel doblado. 
Me da bronca pensar que tal vez alguna vez yo, sea el libro que se olvide en esa plaza.
 Me da bronca que la persona con la que estaba tal vez algún día me deje en esa plaza como yo dejé el libro.