viernes, 4 de mayo de 2018

PT

Este es un espacio de publicidad del Planeta Tierra. Tenemos cosas lindas y exóticas como las toxinas, lana de oveja y dientes.
Conocé este bello planeta.

Al final de este relato todos terminan desnudos.

En la fiesta de la cosecha de los músculos, todos los artistas terminaban auxiliando a las mujeres que se desmayaban por los humos de colores, eran unos humos que atacaban al cromosoma X o Y quién carajo sabe. Al fondo tres wachos albinos hermanados miran, a través de sus anteojos que filtran los rayos de sus ojos rojos, miran, miran y señalan a dos nenitos sordos que se comunican entre ellos. A su vez ellos se burlan de los huérfanos albinos.
  En esa fiesta, la de la cosecha de los músculos. Todo el conurbano de esa urbe asistían chochos de contentos.
 Octubre llega corriendo, chivado, sediento, chinchudo. Sube las escaleras del escenario montado abajo de los farolillos de colores. Carraspea la garganta toca dos veces el micrófono de pie. Saca un bollito arrugado de papel glasé. Y así, súper tranquilo entre los balbuceos albinos, las desmayadas y los instrumentos que se desafinaban por el frío lee lo que en ese papelito está impreso. Mal impreso.  Y lee como si fuese una consigna política. Sin haberlo dicho los que estaban ahí jurarían que dijo "compañeros" las que estaban desmayadas escucharon mejor y saben que eso no pasó.
  Octubre proclama la fecha, hora y lugar de la próxima inacción extraterrestre.

El señor Tom.

Tom Waits, entra en mi cuarto, que en realidad es el living. Camina sin apuro, tampoco hay tanto espacio como para correr. Tiene un piloto que chorrea agua y me arruina el plastificado que no pienso secar. Está el señor Tom Waits en la sala.
Me tranza son permiso y me tiñe el corazón de tinta de calamar o algo parecido porque quedó oscuro, precioso.
El señor Tom Waits se retira del honorable living-cuarto.

sábado, 14 de abril de 2018

Inspiración en té mayor.


   Dormí profundo. Había sido una noche de esas que uno hace un poco más de fuerza sin darse cuenta y cuando suelta es una carga directa a tierra en 220 (No sé si se entiende, pero en lo que a mí respecta suena bien) Por lo general, con el Minotauro nos dormimos enredados, esta vez decidí dejarlo respirar. Había sido una jornada de pañuelos, jengibre, mocos, miel. Por lo general me despierto antes que el Minotauro, pero fue la primera vez que me despertó, fue la primera vez que me despertaron con besos, fue un beso fuerte, amoroso. Despertar y en un segundo entender con quien dormiste y que sea el mejor Minotauro del mundo.

Muy muy tan tan ni


  Fui a la casa de mi hermano a visitar, me sentía mal conmigo misma. Toda odiada.  Me acosté en su cama rodeada de paredes repletas de stickers de los 90´. ¿Qué te pasa? Me pregunto ya casi sabiendo la respuesta. Estoy de malas. Estoy de malas, vení y dame amor, supliqué. NO, Tenés que aprender a amarte a vos misma, me voy a quedar acá mirando como te aprendés a amar a vos misma. A vos Nisman.

los piojos de los viejos


Estaba en el supermercado, el que la gente denomina como Oriental, no me gusta referirme al súpermercado como “el chino” me parece vulgar y que de cierta forma habla de una ignorancia social controlada A L I E N A C I Ó N ¿Cómo me voy a  referir a una empresa como si fuese una nacionalidad? Qué clase de mente enferma y perversa nos inculcó referirnos como “El chino” a un súpermercado.  Estoy mirando las bebidas de segunda marca, solo en provincia está esa de limón que seguramente brilla en la oscuridad. Hay marcas que dejé consumir por ideales políticos, aunque si estoy en casa ajena a veces pierdo un poco mis ideales alimenticios. Tengo que admitir que admiro a los veganos tienen total decisión sobre que se meten en el cuerpo, yo en casa ajena soy una subordinada de la heladera ¿Por qué me dará vergüenza llevar a casa ajena una bebida de segunda marca?.
 Se me acerca una señora mayor, hermosa, hermosa, hermosa, de esas que tienen esperanza en la mirada y yo me pregunto ¿Á dónde mira tan esperanzada? Brillosa hermosa, hermosa, hermosa, con perlitas. Cuando sos viejo o sos flaquito flaquito o sos como una mamushka, mis abuelas son una de cada especie así que no sé cuál me va a tocar ser a mí, como mi abuela buena es del clan mamushka espero ser así de buena y amorosa y de mamushka, esas abuelas que te dan ganas de abrazar por años, pero sin ser abuela porque no quiero tener hijas e hijos , nietos tal vez sí, pero hijos e hijas no. Se me acerca esta señora mayor con sus perlitas y me mira a los ojos y yo me imagino que hace unos años ella medía unos 10cm más y que hace más años de eso fue una lesbiana revolucionaria rusa,todo esto mientras me balbucea algo que no llego a escuchar. Perdón ¿me repite lo que me acaba de decir? Pregunta si tiene algo en el pelo, que lo siente y que no se lo puede sacar. Tiene un bichito de Sarantonio (¿se dice San Antonio o Sarantonio?) ¿Se lo saco?


No, dejala, no vamos a reprimir nosotras. son los piojos de los viejos.

3zta-2 Ku4n71c05


Teletransportarse no es como pensamos, seguramente pasa lo mismo con la telepatía. No se teletransportan objetos, se transfieren estados cuánticos. 
 Para que dos partículas se puedan teleportar tienen que estar entrelazadas cuánticamente. El entrelazamiento cuántico sucede cuando dos partículas forman un sistema indivisible. Lo que le ocurre a una influye en la otra. Se comportan como un mismo objeto. Da igual lo lejos que estén. A metros, kilómetros o años luz. Para teletransportar una partícula los científicos las entrelazan en el laboratorio y las separan kilómetros.
 Es como poner el Nesquik después de la leche y batir intentando que se disuelva. Cuando a une le rompen el corazón, en realidad  te están teletransportando el cariño al futuro escupidero de mimos. ¿Tengo acaso bigote de leche?